Como Institución Educativa tenemos deberes ante Dios y la comunidad, nuestra responsabilidad va más allá de enseñar conceptos poco prácticos, sino de llevar a los estudiantes a reconocer su papel dentro de la sociedad y el efecto que tiene cada uno de sus actos frente a las problemáticas ambientales de su comunidad y a sabes de qué manera puede intervenir activamente en el buen uso de los recursos naturales.